En una crisis que dispara tanto la xenofobia como el exilio forzoso, ¿qué pasa cuando ambas cosas chocan? ¿Y si alguien que odiara a los inmigrantes se viera forzado a convertirse en uno? 





Cientos de viajeros irregulares y solicitantes de asilo esperan a que su petición sea procesada o bien a la deportación dentro de los `detention centres´, el equivalente británico de los CIE. Inglaterra es el único país que puede encerrarlos sin límite de tiempo. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario